Un modelo tradicional de planificación de la demanda se basa principalmente en datos transaccionales, y comporta un tiempo de retardo entre las necesidades de los clientes y las reacciones de los proveedores. Para comprender la demanda y adecuar el inventario en un entorno de rápido cambio es necesaria la incorporación de nuevas fuentes de datos.

La actividad de “Social Listening”, o de escucha de las redes sociales, es ahora utilizada por los departamentos de marketing para evaluar cómo se percibe su marca y cuál es la eficacia de sus campañas. Hemos desarrollado una oferta que pone a disposición de los planificadores de la cadena de suministro la potencia del social listening, correlacionando el “social sentiment” (expresado por los clientes o potenciales clientes que interactúan en varias redes sociales) con las señales de demanda. Un sistema de planificación de demanda estocástico (probabilístico) con un motor integrado de Machine Learning utiliza estos datos para mejorar la previsión de la demanda.

Estos modelos de predicción mejorados pueden ser especialmente útiles para la introducción de nuevos productos y la previsión de las promociones. Por ejemplo, hemos adaptado un sistema llamado “Groover” que escucha los canales sociales y evalúa el sentimiento del consumidor para mejorar la planificación de la cadena de suministro. Groover utiliza el procesamiento del lenguaje natural (un subconjunto de la inteligencia artificial) para interpretar la comunicación en la red social, identificando si el sentimiento es positivo o negativo. Además, es capaz de detectar el impacto, alcance y ubicación de la comunicación en la red, y generar un índice social que puede ajustar la demanda futura en relación a las tendencias en las redes.